lunes, 13 de enero de 2014

Más paridas, menos habitantes



La sangría de las cuencas mineras da a Villablino el récord en pérdida de población. Según datos a 1 de enero de 2013, 10.003 habitantes y aun será peor porque, según tendencia, la merma debe llevar al menos otros doscientos.

En parecida lid está Bembibre, donde el PSOE responsabiliza al alcalde de haber bajado del umbral de los 10.000, con lo que según ellos pasan a villa de segunda categoría y pierden prosperidad. El alcalde, dicen, despide “masivamente” trabajadores y no ejecuta “ni una sola obra pública de las prometidas”.

¿Dirá el PSOE lo mismo de la alcaldesa de Villablino? Seguro que no, porque además ni la oposición dice nada. Será que como la información salió el último día del año, les pilló en plenas campanadas, descorchando el champán o pelando el marisco… o la pava. Pero que no pregunten, que nadie sabrá nada. Como mucho, se acordarán de los 12.978 de 2003, o de los 16.215 de 1993, y nos deprimiremos (nos deprimirán) más si cabe. 

Y si no la culpa siempre hacia arriba. Para eso el Consejo de Ministros ha denegado la autorización para celebrar una consulta popular o referéndum de lo absurdo, a lo Artur Mas. Hace un año, alcaldesa y concejales se sacaron de la manga semejante brindis al sol con preguntas del tipo “¿quiere usted que se nacionalice el sector minero?” o “¿quiere usted que se reabran minas cerradas una vez nacionalizadas?”. Un informe jurídico concluyó que los temas de las preguntas no eran ni siquiera competencia municipal y que la cosa no era legal. Para expertos juristas o para leguleyos, un bonito eufemismo alusivo a la esterilidad política. Así que amputaron las preguntas que les pareció y aprobaron, en plan consenso, un referéndum con una sola pregunta: “¿Quiere usted que el ayuntamiento inicie la tramitación con los gobiernos de la Nación y de la Junta de Castilla y León, de un plan alternativo de desarrollo que abarque infraestructuras viales, infraestructuras industriales, desarrollo empresarial alternativo al carbón y preparación ocupacional?”.

Y así, toma y trae, pasó el año. Ahora que en La Moncloa dicen que de aquello nada, solo la alcaldesa, una graciosa sin gracia, sale con que el referéndum debería preguntar más bien “¿tiene usted dinero para vivir?, ¿tiene usted un euro para comprar comida?”. 

Este año, piensan pedir a Artur Mas copia del listín para enviar una carta a los líderes europeos. Y en esas pasará el año y hasta la legislatura y nada de nada. Y como todo es inversamente proporcional, a más paridas, menos habitantes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
;