lunes, 20 de octubre de 2014

Gusanos de diccionario



Gusanos hasta en la sopa, qué vida esta. Y fuera de ella según el diccionario que acaba de alumbrar la Real Academia Española y que viene con muchas palabras nuevas, como la argentina cajonear o la inglesa establishment, tan de nuestros días. El gusano –larvas, lombrices y orugas aparte– es también “persona vil y despreciable”.

Los mitos de este entretiempo de negocietes y banalidad han sido, son, tan insostenibles como su falacia. Ya ni el ex jefe del SOMA-UGT, José Ángel Fernández Villa, aguanta en esa galería ejemplar de constructores de la democracia, luchadores por las libertades y demás gracias de homenaje. Del entusiasmo de las primeras urnas y la libertad sin ira, a la corrupción entre la subvención como modo de funcionamiento y la prejubilación como narcótico social. Ni por cuantía ni por repercusión es comparable su caso al de Pujol, pero la trascendencia del blanqueo de una cantidad nada despreciable, acogiéndose a la amnistía fiscal, lo rebaja a un infierno difícil de soportar para un virrey que lo ha sido todo en Asturias (y con tentáculos más acá del Negrón) quitando y poniendo presidentes autonómicos, alcaldes, liberados y consejeros de tal o cual sociedad empezando por Hunosa, y hasta algún presidente de la difunta Cajastur.

Qué maniobra de distracción la de los que se hacen los despistados, la de los que se disfrazaron acompañándole con pañuelos rojos a cantar la Internacional y levantar el puño en Rodiezmo, la de los que expulsan al capo de la casa de sus entelequias, la de los que le despojan de honores como a Pujol. Qué ingratas son las vergüenzas, tan de soledad y oprobio. Como las de Pujol, las de Blesa y Rato, las de los de los ERE de Andalucía o las de Santos Llamas. En soledad pero subvencionadas, porque dónde está la pasta nos preguntamos sin que respondan ni los datáfonos de las tarjetas black, o porque se paga un alquiler de muchos miles de euros por la sede del INSS para que, cual auxilio, el exiliado lleve mejor el destierro en Panamá.

Qué gran mentira ha sido y es casi todo, amasadores de negocios a cuenta perdida y ajena, traficantes de concesiones administrativas, inventores y partícipes de despilfarros como los fondos mineros que, lejos de servir para lo que dicen la lógica y el Boletín Oficial del Estado, les han permitido coger y coger y coger tantas veces y de tantas maneras como acepciones –peyorativas aparte– tiene la palabra en el nuevo diccionario. Como palabras en el diccionario, los gusanos son plaga en el establishment.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
;